Domingo, 25 Noviembre 2012 11:17

Indignadas - Feminicidos tragedia nacional

AÑO XXXII NÚMERO 1 - NOVIEMBRE 2012

El miércoles 11 de julio del 2012 marca un hito en la lucha contra la violencia de género en la República Dominicana, con una preparación de muy pocas horas, cientos de personas, abrumadas por la ola de violencia que en medio año había llevado a la tumba a más de 100 mujeres, exigió frente al Congreso Nacional acciones eficaces y contundente para detener la violencia contra las mujeres.

Published in QUEHACERES

AÑO XXXI NÚMERO 2 NOVIEMBRE 2010

De Mártires de Salcedo a Símbolos Mundiales. El 25 de noviembre de 1961, el IJ4, órgano del Movimiento Revolucionario 14 de Junio, liderado por Manolo Tavárez, puso a circular una edición especial dedicada al asesinato de las hermanas Mirabal, acaecido un año antes, en 1960, en plena vorágine de terror de la dictadura trujillista.

Published in QUEHACERES

El Código Penal a ser aprobado en la Cámara de Diputados(as) debe responder a la Constitución de la República y a los convenios internacionales de derechos humanos ratificados por el Estado. Caso contrario, el Estado se expondría a denuncias y condenas internacionales.

La Carta Magna condena la violencia intrafamiliar y de género en cualquiera de sus formas y compromete al Estado a garantizar mediante leyes las medidas necesarias para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la mujer. La norma constitucional reconoce las relaciones desiguales de poder entre hombres y mujeres, el trato desigual que reciben estas y que se ha traducido en violaciones a derechos humanos en el ámbito público y privado, desde la cotidianidad.

La derogación a la disposición del Código Penal vigente que contempla la violencia contra la mujer como una figura legal, conllevaría a la eliminación de garantías legales para las víctimas, que puedan conducir a efectivas sanciones: La mujer golpeada por su vecino podrá interponer denuncia en base a golpes y heridas, como lo puede hacer quien recibió un golpe o una herida en el colmadón o en la barra, la diferencia está en que la primera por su condición de mujer es vista y percibida por el vecino como un ser inferior a quien la sociedad de manera directa o indirecta le da permiso de controlar. De ahí la importancia de sancionar ese trato denigratorio diferenciado por los roles de género.

Las agravantes de las sanciones a la violencia doméstica o intrafamiliar solo se considerarían si la mujer muere, le queda como consecuencia una lesión permanente o si la incapacidad provocada es superada después de los noventa días. La disposición no deja parámetros para evaluar la violencia sicológica o emocional, por lo que desde la ley se organiza la impunidad.

Elaborto está sancionado en toda circunstancia, eliminando la posibilidad de que sea practicado en caso de violación sexual, incesto, o cuando la vida o la salud de la mujer corre peligro. Una prohibición que nos viene como herencia jurídica colonial de la Francia del siglo XVIII, impide que en el país el Ministerio de Salud pueda diseñar normas y protocolos para situaciones de emergencia que permitan salvar la vida de una mujer embaraza que se vea, por ejemplo, envuelta en un accidente automovilístico. Tal ausencia pone en condiciones de vulnerabilidad a las mujeres al dejar a la libre determinación de profesionales de la medicina la intervención, violando con ello también el derecho a la vida de las mujeres como un derecho humano establecido en la Constitución y convenios internacionales de derechos humanos.

Como ratificador de la Convención para la Eliminación de Todas Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW), el Estado se comprometió a tomar medidas a nivel nacional para respetarla. El Comité que da seguimiento a su implementación ha sugerido al Estado mantener la tipificación de la violencia contra la mujer, no disminuir las penas en los casos de violencia doméstica o intrafamiliar, ofrecer servicios de aborto en el sector salud a las víctimas de violencia sexual o incesto, y en aquellos casos en que la vida o la salud de la mujer están en riesgo. El próximo año el Estado presentará VI y VII informe ante este Comité, el cual revisará el cumplimiento de las sugerencias hechas y la situación actual de los derechos de las mujeres.

De igual modo, el Comité de Derechos Humanos de la ONU, el pasado mes de marzo recomendó al Estado revisar la legislación penal y prever excepciones a la penalización por razones terapéuticas o cuando el embarazo sea consecuencia de una violación sexual o incesto.

Las leyes, como elemento primordial de la formulación de la política, deben enviar un fuerte mensaje de respeto a la igualdad, y repudio a la injusticia, de lo contrario las políticas y programas al respecto se quedarán en intenciones y discursos. Mientras, las mujeres y niñas dominicanas continuarán en sus casas y en espacios públicos a merced de una sociedad permisiva a la violencia machista.

La Cámara de Diputados(as) tiene la responsabilidad de aprobar un Código Penal en apego a la Constitución de la República y los pactos internacionales de de derechos humanos ratificados por el Estado, que garanticen el disfrute de los derechos humanos de las mujeres en un orden social democrático. De no aprobar un documento coherente a estos últimos, será fuertemente cuestionado, corriendo el riesgo de ser sancionado ante eventuales denuncias.

Escrito por  

Published in FEMINISMO
Miércoles, 24 Octubre 2012 22:25

La ceguera social ante la violencia de género

La violencia de género está tan arraigada y naturalizada en nuestra sociedad que puede ocupar la primera plana de periódicos, radio, televisión y redes sociales sin ser percibida ni reconocida por los propios medios de comunicación ni la mayoría de la gente. ¿Por qué a los medios les cuesta abordar las noticias de crímenes machistas desde un enfoque educativo de prevención y sensibilización?

España, Madrid - El doble crimen de El Salobral, Albacete, cometido el sábado pasado por un hombre de 39 años, un mecánico desempleado, que mató a tiros a una niña de 13, con la que supuestamente había tenido una relación no permitida por la familia de la víctima; que también acabó con la vida de otro hombre con el que se cruzó en la línea de fuego e hirió a un tercero, vestido de Rambo -uniforme militar y cara teñida de negro- es un asesinato machista. Le dimos seguimiento a la cobertura de la noticia en cuatro periódicos on line: El País, El Mundo, ABC, La Razón y hasta anoche ninguno lo había considerado un crimen machista.

Es más: en todas las noticias publicadas se resaltó una relación trunca o prohibida entre el agresor y la niña y se destacaron con normalidad los rasgos más peligrosos de un maltratador. se apuntó con morbosidad la humillación a la que fue sometida la víctima por parte del victimario y sus alardes de machismo, publicado en uno de los artículos más leídos del día en El País.

Ayer lunes por la mañana, a la hora que el padre del agresor negociaba con la policía la entrega de su hijo, quien se había atrincherado con sus armas de caza en una finca familiar, el ABC titulaba en su noticia más importante de portada, declaraciones de la madre del asesino: "Esta mujer le volvía loco". En la noticia acusa a la madre de la víctima a quien la considera responsable del asesinato de su hija.

El Mundo no se queda atrás en un titular: "Estaba deprimido por no ver a la cría", también declaraciones de la madre del asesino. El artículo dice: "La historia de este extraño amor nos muestra a un hombre corriente, 'el más normal de los tres hermanos que vivían con los padres', con una familia 'muy querida en el pueblo', aficionado al tiro olímpico y obsesionado con las armas".

La Razón, por su parte titula en su noticia de fondo: "Amor fatal con 26 años de diferencia" y el artículo comienza así: "Casi siempre que una mujer aparece asesinada, el móvil pasional aparece en la investigación policial como una de las más que posibles causas del crimen. Así sucede también en el caso de la muerte de Almudena Márquez, de 13 años. La joven falleció el pasado sábado a manos de Juan Carlos Alfaro Aparicio, de 39 años, en la pedanía albaceteña de El Salobral, en un crimen donde todo apunta a un amor fatal, o mejor dicho, a un desamor fatal".

Culpabilizar a la víctima de su propio feminicidio es parte del imaginario patriarcal que reproducen los medios de comunicación. También forma parte de la propaganda misógina señalar que "ella lo volvió loco" y que la alienación de él era una consecuencia de la negativa de ella o de su familia a continuar con la relación.

En todas las noticias se abordó sin cuestionamientos o mayor profundidad su afición a la caza y su colección de armas: ¿cómo es posible que con esas características psicológicas, ese hombre haya obtenido un permiso para portar armas de fuego?

Y la pregunta de rigor, dirigida a los periódicos citados: ¿Cuándo van a incorporar un manual de estilo para el tratamiento de la violencia de género?

Enumero algunas de las características por las que considero a este caso un crimen machista, asesinato por violencia de género o feminicidio íntimo (asesinato cometido por un hombre con quien la víctima tenía o había tenido una relación o vínculo íntimo: marido, exmarido, novio, exnovio o amante. Se incluye el supuesto del amigo que asesina a una mujer -amiga o conocida- que rechazó entablar una relación íntima con este).

1. Cosificación y posesividad: el hombre estaba obsesionado con la niña y la consideraba "una cosa" que le pertenecía. Cosificación y posesión son dos rasgos machistas típicos: el agresor que acaba agrediendo y ultimando a su víctima no ve a una mujer-sujeto, mujer-individuo ni toma en cuenta su libertad de elegir, su autonomía o voluntad. Por otro lado, la posesión y posesividad reflejan su inseguridad y la necesidad de tener bajo control a una mujer.

2. Persecución, insultos y amenazas: el victimario no se resignaba a aceptar la relación y perseguía a la niña y a su familia. Según la cobertura del periódico El País y por declaración de testigos, hasta fue a buscarla a la salida de la escuela y delante de sus compañeros la trató de "puta" y "zorra" y advirtió a la madre de la niña que era francotirador: "Os mataré a todos para quedarme con ella".

3. Manipulación de un pederasta: conoció a la niña cuando ella tenía 11 años. Se comportó como un pederasta, un perverso clásico en el patriarcado que escoge a una infante para desplegar su círculo de dominio y seducción sin que la otra parte pueda ofrecerle mayores resistencias en esa relación asimétrica.

4. La venganza: suele ser un elemento potenciador y disparador del asesinato por violencia de género. ¿De quién se venga? En este caso de la familia de la niña y de la niña misma, responde a un deseo representado públicamente: "Ahora se van a enterar, sino es mía, no será de nadie más". Y lo que es peor, el mensaje dirigido a la familia y a seres queridos de la niña: "Por no dejarme poseerla, se las quitó para siempre porque de todas maneras es mía".

 5. Aniquilación femenina y autoaniquilación masculina: "Tengo tanto poder sobre ti, que hasta puedo ejercer el poder último de quitarte la vida". Es un principio de la aniquilación machista ejercida por el agresor. En muchos casos, como en este, la planificación forma parte de esa decisión final y va acompañada del suicidio del victimario: si se acaba el objeto de manipulación, posesividad, persecución, amenazas y agresión, se termina aquello que le daba el poder de dominación. La autoaniquilación masculina forma parte de un círculo que se cierra, la inmolación del terrorista machista ante su último acto de entrega a sí mismo: la propia vida solo puede acabar con violencia.

6. La cacería de la niña: el cazador y el machista feminicida comparten rasgos similares cuando ejercen sobre otros seres la violencia asesina: control, persecución de su presa, en un escenario en el que llevan a cabo ese deseo con excitación y placer.

El Rambo de Albacete obtuvo su trofeo y nos lo ofreció. El terrorismo machista busca siempre manifestarse en un contexto de contemplación colectiva, provoca un estupor aleccionador, intenta justificar su representación como un hecho a la vez irremediable y normalizado, inexorable y trágico.

Este crimen patriarcal es horrendo. Pero doblemente horrendo es que no pueda verse como un crimen machista a través de la mirada de los medios de comunicación.

Así funciona la ceguera social ante la violencia de género.

  

Graciela Atencio -- Feminicidio.net --23/10/2012

Published in INTERNACIONALES

Al menos 60 organizaciones de la sociedad civil, grupos en redes sociales y coaliciones, organizan un día de luto nacional para este miércoles por los feminicidios de cientos de mujeres que han sido víctimas de sus parejas.

 La actividad se llevará a cabo frente al Congreso Nacional desde las 7:00 de la mañana, donde entregarán a los congresistas un documento con un pliego de demandas en torno a esta problemática que afecta a cientos de mujeres.

 Los organizadores hacen un llamado a la población a vestirse de luto en repudio a  los feminicidios durante todo el miércoles, así como a colocar símbolos de luto en las casas, oficinas y  vehículos.

 Entre las organizaciones convocantes están el Foro Feminista; Colectiva Mujer y Salud; Red Nacional de Jóvenes; Participación Ciudadana;  Alianza ONG; Comité Intersindical de la Mujer Trabajadora (CIMTRA), CNTD-CASC-CNUS;  Coalición por una Educación Digna; Foro Ciudadano y el Colegio Dominicano de Periodistas.

Igualmente, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP); el Centro de Investigación y Acción Feminista (CIPAF); PROFAMILIA; la Red de Periodistas con Perspectiva de Género; La Multitud; La Revuelta; el Círculo de Periodistas de la Salud (CIPESA); la Coalición ONGSIDA; Mujeres en Desarrollo Dominicana (MUDE) y la  Asociación Tú Mujer, entre otras

Published in NACIONALES

DIRECTORA DEL CIPAF CREE QUE EVITARÍA FEMINICIDIOS 
DICE BUSCA GENERAR ESTRATEGIAS EN CASOS DE MUJERES MALTRATADAS

La directora ejecutiva del Centro de Investigación para la Acción Femenina (CIPAF) propuso ayer el uso generalizado de brazaletes electrónicos para incluir a hombres que tienen orden de alejamiento expedida por reclamo de sus parejas, una medida que evitaría los feminicidios.

Magaly Pineda, directora del CIPAF, dijo que en el país hace falta más políticas de Estado para eliminar la desigualdad existente entre ambos géneros.

“Las mujeres, aunque somos la mayoría en las universidades, todavía estamos tres veces más desempleadas que los hombres y ocupamos los puestos de menor jerarquía”, explicó.

 Declaró que los feminicidios ocurren en la sociedad dominicana debido a la relación de poder y a la desigualdad entre hombres y mujeres.

 “No hay una cultura que haga a los hombres pensar que las mujeres son personas, son ciudadanas y tienen derecho, sino que consideran que pasan a ser su propiedad y, por lo tanto, pueden golpearla o acabar con su vida”, señaló.

 Dijo que se deben aplicar políticas especiales para mejorar la igualdad, lo que provocará que haya menos violencia contra la mujer. Pineda habló tras la celebración de una consulta con mujeres oficiales de la Policía Nacional para la elaboración del Plan de Igualdad de Oportunidades para las Mujeres en la Sociedad de la Información.

Sostuvo que el plan busca mejorar el impacto de las mujeres policías y también generar nuevas estrategias de seguridad en el caso de las féminas maltratadas. Pineda aclaró que el evento trata, además, de que la fuerza física ya no sea importante en los cuerpos del estado, en materia de seguridad.

El plan de los brazaletes A principios de julio de 2009, el comisionado de Apoyo a la Modernización de la Justicia, Lino Vásquez, informó que el sistema de justicia ministerial se preparaba a instalar esta forma de monitoreo a reclusos violentos bajo libertad condicional, mediante el uso de brazaletes electrónicos. La idea no tocaba entonces su uso para hombres con orden de alejamiento de sus parejas, como sugiere ahora Magaly Pineda, directora del CIPAF.

Publicado en el Periodico Listin Diario

Published in NACIONALES
Viernes, 25 Noviembre 2011 21:28

Nuestras Voces se Multiplican

AÑO XXXI NÚMERO 2 - NOVIEMBRE 2011

Hace 30 años, un poco más de 200 feministas se reunieron en Bogotá para compartir preocupaciones sobre problemas, experiencias, sueños y aspiraciones, y romper el rechazo y aislamiento que en aquel lejano 1981 significaba auto proclamarse feminista. La última reunión regional feminista había sido 50 años antes (en 1931) en Cuba.

Published in QUEHACERES
Página 4 de 4