Viernes, 04 Noviembre 2016 17:09

Declaración Foro Feminista XIII CRM

40 años de movimiento feminista latinoamericano y Caribeño en la CEPAL

Declaración Política

Nosotras, mujeres feministas de América Latina y El Caribe, de diversos pueblos indígenas, afrodescendientes, del campo y la ciudad, mujeres lesbianas, bisexuales y trans, mujeres con discapacidad, trabajadoras sexuales y de diversos ámbitos y edades, reunidas en Montevideo en el Foro de Organizaciones Feministas,

Decimos:

En América latina tenemos 40 años celebrando Conferencias de la mujer y hemos logrado avances significativos en la construcción de nuestra ciudadanía, pero reconocemos que en este momento los retos que enfrentamos se agudizan ante un contexto de desigualdad y crueldad.

Nuestra región enfrenta retrocesos democráticos por golpes destituyentes de la voluntad ciudadana y por la asunción de gobiernos que profundizan y expanden modelos económicos extractivistas, causando pobreza, destruyendo posibilidades de soberanía alimentaria y generando mayor exclusión de las mujeres.

La arremetida fundamentalista intentando expandir la supuesta existencia de la “ideología de género" busca frenar las luchas feministas por la igualdad. La perspectiva de género es una categoría científica analítica y política, tal como se ha reafirmado en las conferencias de la mujer precedentes, y es la herramienta conceptual indispensable para garantizar la igualdad y acabar con el patriarcado en nuestras sociedades.

En América Latina y el Caribe, la mayoría vivimos en las ciudades. En Quito se acaba de aprobar la nueva agenda urbana global y nosotras participamos con una evidencia clara: las mujeres debemos ser- pero aún no somos- parte central de las decisiones en las ciudades.

Para el feminismo latinoamericano, la paridad enriquece a la democracia representativa y es fundamental para avanzar hacia la igualdad. Ésta sitúa al sistema democrático en el centro de las transformaciones, en el cual la igualdad sustantiva y la no discriminación a ningún ser humano, constituyen las bases para que nadie quede atrás.

En nuestra región la discapacidad continua invisibilizada. Las mujeres con discapacidad no accedemos a servicios de salud, educación, rehabilitación y empleo en igualdad de condiciones, ni cuentan con servicios básicos de rehabilitación funcional.

Aquí las mujeres defensoras de derechos humanos somos objeto de ataques y amenazas por la labor que realizamos, intentando frenar nuestro trabajo y amedrentarnos.

En nuestra región vivimos en una cultura vergonzosamente permisiva con las distintas formas de violencias contra las mujeres. Violencia naturalizada y arraigada pero, sobre todo, solapada e invisible. Somos testigas preocupadas del aumento de embarazos y maternidades forzadas en niñas, de los feminicidios/femicidios y de los crímenes de odio; somos las principales víctimas de la violencia institucional, del acoso callejero, de la estigmatización y agresiones por parte de los medios de comunicación y de discriminación y segregación en nuestros trabajos.

Por todo lo anterior, una vez más exigimos a los gobiernos de nuestra región:

• Que cumplan con los compromisos asumidos en las Conferencias Regionales para la igualdad sustantiva, la democracia paritaria y la justicia

• Que las leyes y políticas públicas reconozcan la identidad de género de las personas trans como paso indispensable para su ciudadanía plena. • Que nuestro derecho a amar y vincularnos afectivamente, pueda ejercerse sin peligro. Las mujeres lesbianas y bisexuales estamos hartas del armario forzado, de la tortura y de las violaciones “correctivas” para “castigarnos” por nuestra orientación sexual.

• Que reconozcan y respeten la diversidad de nuestras familias. Ninguna reducción política o conceptual logrará modificar la realidad de la diversidad que somos.

• Que dejen de mirar para otro lado cuando nos morimos por abortos clandestinos. Reivindicamos el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos, que incluye el acceso al aborto legal, seguro y gratuito. • Que garanticen el acceso a servicios de atención a la salud reproductiva, a métodos de reproducción asistida y a anticonceptivos modernos, incluida la Anticoncepción de Emergencia, así como que implementen leyes y políticas de Educación Integral de la sexualidad.

• Que eliminen el estigma, discriminación y violencia que viven las Mujeres con VIH para asegurar el ejercicio pleno de sus derechos, la atención integral y el acceso a servicios, tratamientos y acciones concretas para la eliminación de la transmisión vertical.

• Que niñas, adolescentes y jóvenes sean plenamente reconocidas como sujetas de derecho, que se promueva y garantice su plena participación política y social para el fortalecimiento de sus autonomías.

• Que tomen medidas efectivas para erradicar la discriminación, marginación y exclusión que enfrentan las mujeres con discapacidad y se comprometan a remover 2 las barreras arquitectónicas, urbanísticas, comunicacionales y sobre todo las actitudinales, que cada día deben enfrentar.

• Que pongan fin a la trata y a la explotación sexual de niñas, adolescentes y mujeres y que entiendan que la trata de personas y el trabajo sexual no son lo mismo, demandamos un marco de garantías para las mujeres que ejercen el trabajo sexual, de manera voluntaria y autónoma.

• Que rechacen de forma categórica la injerencia religiosa en el Estado y en las políticas públicas. La laicidad debe ser un principio rector de las democracias para garantizar el ejercicio de nuestros derechos.

• Que garanticen para las defensoras de derechos humanos un entorno propicio y seguro: ¡respeten y promuevan el derecho a defender derechos!

• Que constituyan mecanismos interinstitucionales, en los que participen organizaciones de mujeres, comprometidos a vigilar que se implemente la Nueva Agenda Urbana.

• Que reconozcan la desigualdad estructural que afecta a la sub-región del Caribe en términos ambientales socioeconómicos y raciales e implementen medidas integrales, políticas y económicas para revertir esta situación.

• Que la política fiscal tenga un enfoque de género. Ello implica esquemas progresivos de recaudación en los que se reconozca de manera diferenciada el aporte de las mujeres y gasto público con enfoque de género.

• Que hagan monitoreo a los impactos socio-ambientales de la concentración de la riqueza, así como de su impunidad; si hay una región del mundo que puede y debe hacerlo, esa es la nuestra.

• Que implementen la Agenda 2030 con los más altos estándares de los derechos humanos, recordando que esa agenda de desarrollo trae consigo el reto de la articulación de las dimensiones social, económica y ambiental: nada sin bienestar, justicia y un entorno sano.

• Que escuchen el llamado urgente a tomar acciones para erradicar las violencias contra las mujeres. Es hora de garantizar nuestras vidas, de evitar que continúen asesinándonos en todo el continente. Nuestras voces seguirán clamando #NiUnaMenos, #VivasNosQueremos

• Que recuerden que no basta con que reconozcan nuestro aporte, necesitamos recursos y sostenibilidad para nuestras acciones. El Fondo Autónomo Regional para la Igualdad de Género, tres años después, sigue siendo una aspiración sin concretarse. Es urgente que nos cumplan.

Por último, las feministas de la región expresamos nuestra solidaridad con las mujeres, niñas y adolescentes colombianas así como con toda una nación que lucha por alcanzar la paz tras más de 50 años de conflicto armado. Creemos que son dos los imperativos: que se firme pronto un nuevo acuerdo y no desaprovechar la oportunidad política para que lo que se firme contenga los más elevados estándares posibles de verdad y justicia. La paz es un requisito imprescindible para el pleno ejercicio de la ciudadanía, así como la igualdad de género es imprescindible para lograr esta última.

Ayer, durante la inauguración de esta Conferencia, Alicia Bárcena hacia eco de una de nuestras demandas históricas, que hoy reafirmamos:

¡Nunca más, nada sobre nosotras, sin nosotras!

Foro de Organizaciones Feminista XIII CRM 4

4

pdf

Published in FEMINISMO

La Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe es un órgano de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), para identificar la situación regional y subregional respecto a la autonomía y derechos de las mujeres, presentar recomendaciones para políticas públicas de igualdad de género, y realizar evaluaciones de las actividades llevadas a cabo en cumplimiento de los acuerdos regionales e internacionales.

En esta ocasión, la Conferencia se centrará en la igualdad de género, la autonomía de las mujeres y el desarrollo sostenible: avances para su implementación; se debatirán los desafíos de la Agenda Regional de Género en el contexto de la implementación de la Agenda 2030 y los Objetivos del Desarrollo Sostenible. Las organizaciones de la sociedad civil dominicana, nos reuniremos en un Foro previo a la Conferencia para evaluar la situación de las mujeres en el país y hacer las recomendaciones pertinentes al Estado Dominicano.

Es del mayor interés contar con su participación entusiasta y comprometida en este Foro, para que definamos acciones conjuntas y los puntos de interés del movimiento feminista dominicano para tan importante Conferencia.

Fecha: 06 de octubre de 2016

Hora: 5:00pm

Lugar: Auditorio de la Escuela de Odontología de la UASD

http://uasd.edu.do/campus_uasd/

Published in FEMINISMO

Dos integrantes de la Articulación Regional Feminista por los Derechos Humanos y la Justicia de Género, Mónica Novillo (Coordinadora de la Mujer – Bolivia) y Maria Eugenia (Kena) Lorenzini (Corporación Humanas – Chile), han sido seleccionadas para formar parte del Grupo Asesor de la Sociedad Civil de la Oficina Regional de ONU Mujeres.

Ellas son parte de las seis nuevas integrantes que se unirán de forma oficial al Grupo Asesor durante su próxima reunión anual que se realizará el 16 y 17 de octubre. Las otras representantes, que fueron elegidas entre 110 candidatas nominadas ante la Oficina Regional de ONU-Mjeres, provienen también de organizaciones y redes feministas de la región: Arely Cano Meza (Nicaragua), Gloria Quispe Giron (Perú), Guerda Benjamin (Haiti) y Maria Noel Lopez Collazo (Uruguay).

Monica Novillo Gonzales (Bolivia) es comunicadora social feminista, trabajó en varios medios de comunicación de cobertura local y nacional en Bolivia. Tiene estudios de postgrado en Género y Políticas Públicas. Trabajó en ONG en temas de promoción y defensa de los derechos de las mujeres, planificación municipal, participación ciudadana. Ha sido consultora de organizaciones internacionales en temáticas como derechos sexuales y derechos reproductivos, participación política y VIH/SIDA. Cuenta con amplia experiencia en diseño de estrategias de incidencia política en niveles regionales y globales. Actualmente es Secretaria Ejecutiva de la Coordinadora de la Mujer en Bolivia.

Maria Eugenia (Kena) Lorenzini (Chile) es Vicepresidenta de la Corporación Humanas (Centro Regional para los Derechos Humanos y Justicia de Género), feminista, psicóloga, fotógrafa, comunicadora y escritora con un distinguido historial en defensa de los derechos de humanos de las mujeres en Chile y en América Latina. Co-fundadora de Mujeres por la Vida en la década de 1980 y de la Corporación Humanas en 2004.

Claudia Cecilia Anzorena (Argentina), Gia Gaspard Taylor (Trinidad and Tobago), Magda Yaneth Alberto Cubillos (Colombia) y Maria Fernanda Gándara (México) fueron seleccionadas como substitutas del Grupo Asesor.

Published in INTERNACIONALES

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) lanzó una campaña sobre igualdad de género a través de sus cuentas en Facebook, Twitter, Google+ y YouTube con el hashtag #exigeigualdad.

La campaña, que comenzó el 18 de agosto, incluye tres videos que llaman a hombres y mujeres a exigir igualdad en el uso del tiempo, en el trabajo y en el empleo de los recursos tecnológicos, y dos infografías que tratan distintos aspectos sobre la situación de las mujeres en la región.

En el primer video, insta a exigir igualdad en el uso del tiempo, ya que a las preguntas de ¿Quién sale de trabajar y sigue trabajando? ¿Quién dedica más tiempo al cuidado de niños y ancianos? ¿Quién disfruta más del tiempo libre?, las imágenes muestran que la mujer está en desventaja respecto al hombre, y por ello plantea: ?Exige igualdad. Esa es la única respuesta?. 

Los videos fueron producidos por la División de Asuntos de Género de la CEPAL con apoyo de la Cooperación Española y se pueden ver en los siguientes enlaces:

Exige igualdad en el uso del tiempo

Exige igualdad en el trabajo

Exige igualdad en el uso de los recursos tecnológicos

Las dos infografias una sobre la particiapcion politica de las mujeres y la otra spbre el desemplero femenino puede ser descargadas aqui:

pdf

Published in INTERNACIONALES
 

   
                                        (in English - 
Latin American and Caribbean countries approve Santo Domingo Consensus to advance towards gender equality)



 COMUNICADO DE PRENSA

Al cierre de la Conferencia Regional sobre la Mujer organizada por la CEPAL:

 Países de América Latina y el Caribe aprueban Consenso de Santo Domingo para avanzar en la igualdad de género

Delegados reunidos en República Dominicana acordaron diseñar acciones para construir una nueva cultura tecnológica, científica y digital orientada a las niñas y mujeres.

(18 de octubre, 2013) Los representantes de los Estados miembros y asociados de la CEPAL que participaron esta semana en la XII Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe se comprometieron a trabajar para que la sociedad de la información y del conocimiento fomente la autonomía económica de las mujeres y su plena participación, en condiciones de igualdad, en todas las esferas de la sociedad y en todos los procesos de toma de decisiones.

Este compromiso es parte del Consenso de Santo Domingo aprobado hoy en la clausura de la cita intergubernamental organizada por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y el Gobierno de República Dominicana, a la que asistieron autoridades, funcionarios internacionales, especialistas y representantes de la sociedad civil de la región.

El encuentro se centró en la relación entre la autonomía económica y los derechos de las mujeres, especialmente en el marco de la economía digital. Por ello el Consenso establece una serie de medidas relacionadas con el rol de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) en la igualdad de género y en la autonomía de las mujeres en sus diferentes dimensiones. También aborda los derechos sexuales y reproductivos, la eliminación de la violencia, la participación política y la toma de decisiones, entre otros temas.

Junto con ratificar los compromisos asumidos por los países en diversos acuerdos internacionales, los países acordaron “diseñar acciones para la construcción de una nueva cultura tecnológica, científica y digital orientada a las niñas y las mujeres” y “potenciar la inclusión de la perspectiva de género como eje transversal de las políticas públicas de desarrollo productivo”.  

Asimismo convinieron fomentar medidas legislativas y educativas para erradicar y penalizar contenidos sexistas, estereotipados, discriminatorios y racistas en los medios de comunicación, software y juegos electrónicos. A esto se suma el apoyo dado al uso de las TIC y las redes sociales como recursos para prevenir la violencia contra las mujeres y mejorar la eficiencia y la calidad de los servicios de salud.

En el Consenso los delegados acordaron promover el acceso de las mujeres al empleo, redistribuyendo las tareas de cuidado entre el Estado, el mercado y la sociedad y facilitando la capacitación y el uso de la tecnología, el autoempleo y la creación de empresas en el sector científico-tecnológico. También buscan aumentar la proporción de mujeres en áreas en que se encuentran infrarrepresentadas, como los ámbitos académico, científico, tecnológico y de las TIC.  

Los representantes de los países reconocieron la importancia del trabajo doméstico no remunerado, planteando la necesidad de realizar cuentas satélites de trabajo no remunerado en el sistema de cuentas nacionales para mejorar las políticas de igualdad.

En el Consenso el cuidado se reconoce como un derecho de las personas y, por lo tanto, una responsabilidad que debe ser compartida por hombres y mujeres de todos los sectores de la sociedad, las familias, las empresas y el Estado. Esto implica adoptar medidas, políticas y programas de cuidado y de promoción de la corresponsabilidad en la vida familiar, laboral y social que liberen tiempo para que las mujeres puedan incorporarse al empleo, al estudio y a la política, y disfrutar plenamente de su autonomía.  

En otro punto, los países se comprometieron a desarrollar políticas activas referidas al mercado laboral y al empleo productivo que aseguren trabajo decente para todas las mujeres, combatiendo las condiciones de precariedad e informalidad que afectan principalmente a la fuerza laboral femenina y garantizando igual salario por trabajo de igual valor, una tasa de participación igualitaria, la presencia sin discriminación en puestos de poder y decisión y la superación de la segregación ocupacional.

Se acordó, asimismo, tomar medidas que permitan el acceso de las mujeres a servicios financieros formales, como el ahorro, el crédito, los seguros y las transferencias, sin ningún tipo de barrera por discriminación y en condiciones de igualdad.

En el Consenso se reconoce el trabajo realizado por el Observatorio de Igualdad de Género de América Latina y el Caribe de la CEPAL, en cuanto a formación y creación de capacidades, intercambio y difusión de información y experiencias y visibilización de la situación de las mujeres en la región. Los países se comprometieron a apoyar su labor aportando en esta nueva fase con información económica sobre la situación de las mujeres.

De igual forma, los delegados plantearon desarrollar políticas para hacer realidad los compromisos y metas de la Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información y el Plan de Acción sobre la Sociedad de la Información y del Conocimiento para América Latina y el Caribe (eLAC2015) , cuya Secretaría Técnica también es ejercida por la CEPAL. Los países también consideraron necesario promover la incorporación del tema de la igualdad de género y autonomía de las mujeres en la nueva agenda para el desarrollo después de 2015.

Finalmente, en el Consenso se agradece al Gobierno, en especial al Ministerio de la Mujer de República Dominicana, por la eficiente organización de la reunión, y se establece que la XIII Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe se celebrará en Uruguay.

 

Ver también:

Ø    Consenso de Santo Domingo (texto completo).


Más información sobre la XII Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe está disponible siguiendo el enlace. 

Para consultas, contactar a la Sección de Información Pública y Servicios Web de la CEPAL

Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. ; teléfono: (56 2) 2210 2040.

Síganos en: TwitterFacebookFlickr y YouTube

-----

La Conferencia Regional sobre la Mujer es un órgano subsidiario de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). Se convoca con carácter regular cada tres años, para identificar las necesidades regionales y subregionales de las mujeres, presentar recomendaciones, realizar evaluaciones periódicas de las actividades llevadas a cabo en cumplimiento de los acuerdos y planes regionales e internacionales sobre el tema, y proporcionar un foro para el debate sobre estas materias.

De acuerdo a su mandato, corresponde a la CEPAL convocar a los Estados miembros a la Conferencia a miembros asociados de la CEPAL, en su calidad de participantes, y a otros Estados miembros de las Naciones Unidas, con carácter de observadores, así como a representantes del sistema de las Naciones Unidas, de organismos intergubernamentales, organizaciones no gubernamentales reconocidas como entidades consultivas por el Consejo Económico y Social, e invitados especiales, deberán ser enviadas seis semanas antes de la Conferencia por la Secretaría Ejecutiva

Published in FEMINISMO