Jueves, 28 Junio 2012 19:45

Resumen - Estudio Ambos a dos

En la República Dominicana el nivel de conocimiento y conciencia sobre la conciliación entre trabajo y vida familiar es apenas embrionario. Ocasionalmente en los medios de comunicación aparecen algunas referencias a las tensiones que genera la falta de medidas de conciliación, pero no suelen formularse propuestas de política que coadyuven a disminuir las tensiones. Aún cuando la población ha empezado a demandarlas, prevalece la idea de que las mujeres trabajadoras son las únicas beneficiarias, porque se sigue considerando a las mujeres como las responsables del cuidado de las familias, y no se visualiza como una responsabilidad de toda la sociedad.

Las transformaciones sociales ocurridas en las últimas décadas, especialmente los cambios en las familias y la creciente incorporación de la mujer al trabajo remunerado, no han estado acompañadas de una redistribución de las responsabilidades dentro del hogar. Un resultado de ello ha sido una crisis cuantitativa y cualitativa del cuidado humano, que ha afectado profunda y negativamente el bienestar de las familias, el mejor desarrollo de la fuerza laboral y los esfuerzos por mejorar la productividad de las empresas. Las mujeres, para lidiar con ambas cargas han tenido que ampliar sus jornadas de trabajo y tomar decisiones laborales (tanto sobre inserción en el mercado laboral como sobre permanencia en el mismo) que les permitieran dar respuestas a las necesidades del ámbito privado, con el consiguiente impacto negativo en sus carreras profesionales, en sus ingresos y, en definitiva, en sus posibilidades de desarrollo personal y laboral.