NOTA INFORMATIVA No. 8

El jueves 17 de octubre tercer día de la XII Conferencia Regional sobre la mujer de América Latina y el Caribe se desarrolló en el Salón Santo Domingo, el evento paralelo “La interacción de desigualdades de género y etnia en el acceso a las TIC: obstáculos y buenas prácticas para el empoderamiento de las mujeres indígenas”

Desde el año de 1977 la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) ha venido organizando cada tres años la Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe, que en sus inicios se llamaba Conferencia Regional sobre la Integración de la Mujer en el Desarrollo Económico y Social de América Latina, a través de la Unidad Mujer y Desarrollo creada en el mismo año, que actualmente se denomina División de Asuntos de Género, la cual fungía como "la unidad interdisciplinaria especializada en asuntos de género de la CEPAL" (CEPAL, 2013).

Las Conferencias se desarrollan con el propósito de "identificar las necesidades regionales y subregionales de las mujeres, presentar recomendaciones, realizar evaluaciones periódicas de las actividades llevadas a cabo en cumplimiento de los acuerdos y planes regionales e internacionales sobre el tema, y proporcionar un foro para el debate sobre estas materias" (OEA, 2008).

En la primera Conferencia desarrollada en La Habana Cuba, en el año de 1977, se recomendaba la aprobación del Plan de Acción Regional para la Integración de la Mujer en el Desarrollo Económico y Social de América Latina, el cual fue aprobado por los Estados Miembros de la CEPAL el mismo año. El propósito del Plan de Acción era "presentar, dentro de los principios de la justicia, la equidad y el respeto a la soberanía de los Estados, un programa de acciones mínimas encaminadas a lograr la promoción de la igualdad de oportunidades y responsabilidades de la mujer en el esfuerzo común destinado a superar obstáculos que impiden, tanto a mujeres como a hombres, su desarrollo como individuos miembros de una sociedad" (CEPAL, 1977).

Fue hasta la sexta Conferencia desarrollada en Argentina en el año de 1995, que se aprobó un nuevo Plan denominado esta vez como Programa de Acción Regional con ocho áreas estratégicas como equidad de género, desarrollo social y económico, responsabilidades familiares compartidas, entre otros (CEPAL, 1995).

Desde la séptima Conferencia se han aprobado seis Consensos regionales que abordan temas como la participación de la mujer en el poder y la toma de decisiones, la violencia contras las mujeres y las niñas, acceso al mercado laboral y al empleo, estadísticas de género, uso del tiempo, salud integral y derechos sexuales y reproductivos, inclusión de la perspectiva de género en las políticas públicas, presupuestos con enfoque de género, acceso de las mujeres a las tecnologías de la información, corresponsabilidad, entre otras.

La participación del COMMCA en las Conferencias

Desde la creación del Consejo de Ministras de la Mujer de Centroamérica y República Dominicana (COMMCA) en el año 2005 se han realizado tres Conferencias Regionales sobre la Mujer en las cuales se ha ido incrementando la participación y sobre todo la incidencia de los mecanismos institucionales para el avance de la mujer de la región SICA. Muestra de ello es que la última Conferencia se desarrolló en República Dominicana, que es uno de los países que forman parte del COMMCA, y en ella el COMMCA adoptó una posición conjunta para proponer algunas modificaciones al Consenso de Santo Domingo, las cuales al final fueron incorporadas en su totalidad.

 Carta Abierta, que las Organizaciones Feministas, participantes de la XII Conferencia Regional sobre la Mujer escribieron para el Tribunal Constitucional de República Dominicana, quién en un reciente fallo "desnacionalizó" a las personas con ascendencia haitiana, que desde 1929 viven en territorio Dominicano.

El comunicado fue enviado al diario de mayor circulación en República Dominicana y en respuesta a las duras críticas recibidas por parte de los medios de comunicación, por el acto de protesta ante el Presidente Danilo Medina, en la inauguración de la Conferencia.

Agradecemos sea difundida entre sus contactos, y redes sociales, mediante el siguiente linkhttp://rsmlac.blogspot.com/2013/10/carta-abierta-de-las-organizaciones.html

Cordialmente 

Equipo Coordinador (RSMLAC)

Red de Salud de las Mujeres Latinoamericanas y del Caribe

+593 9 98621845

+593 2 2465531
www.reddesalud.org
Av. República del Salvador N34 - 164 y Suiza
Quito, Ecuador

Redes sociales
www.facebook.com/RSMLAC
@RSMLAC
DESCARGAR
 

   
                                        (in English - 
Latin American and Caribbean countries approve Santo Domingo Consensus to advance towards gender equality)



 COMUNICADO DE PRENSA

Al cierre de la Conferencia Regional sobre la Mujer organizada por la CEPAL:

 Países de América Latina y el Caribe aprueban Consenso de Santo Domingo para avanzar en la igualdad de género

Delegados reunidos en República Dominicana acordaron diseñar acciones para construir una nueva cultura tecnológica, científica y digital orientada a las niñas y mujeres.

(18 de octubre, 2013) Los representantes de los Estados miembros y asociados de la CEPAL que participaron esta semana en la XII Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe se comprometieron a trabajar para que la sociedad de la información y del conocimiento fomente la autonomía económica de las mujeres y su plena participación, en condiciones de igualdad, en todas las esferas de la sociedad y en todos los procesos de toma de decisiones.

Este compromiso es parte del Consenso de Santo Domingo aprobado hoy en la clausura de la cita intergubernamental organizada por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y el Gobierno de República Dominicana, a la que asistieron autoridades, funcionarios internacionales, especialistas y representantes de la sociedad civil de la región.

El encuentro se centró en la relación entre la autonomía económica y los derechos de las mujeres, especialmente en el marco de la economía digital. Por ello el Consenso establece una serie de medidas relacionadas con el rol de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) en la igualdad de género y en la autonomía de las mujeres en sus diferentes dimensiones. También aborda los derechos sexuales y reproductivos, la eliminación de la violencia, la participación política y la toma de decisiones, entre otros temas.

Junto con ratificar los compromisos asumidos por los países en diversos acuerdos internacionales, los países acordaron “diseñar acciones para la construcción de una nueva cultura tecnológica, científica y digital orientada a las niñas y las mujeres” y “potenciar la inclusión de la perspectiva de género como eje transversal de las políticas públicas de desarrollo productivo”.  

Asimismo convinieron fomentar medidas legislativas y educativas para erradicar y penalizar contenidos sexistas, estereotipados, discriminatorios y racistas en los medios de comunicación, software y juegos electrónicos. A esto se suma el apoyo dado al uso de las TIC y las redes sociales como recursos para prevenir la violencia contra las mujeres y mejorar la eficiencia y la calidad de los servicios de salud.

En el Consenso los delegados acordaron promover el acceso de las mujeres al empleo, redistribuyendo las tareas de cuidado entre el Estado, el mercado y la sociedad y facilitando la capacitación y el uso de la tecnología, el autoempleo y la creación de empresas en el sector científico-tecnológico. También buscan aumentar la proporción de mujeres en áreas en que se encuentran infrarrepresentadas, como los ámbitos académico, científico, tecnológico y de las TIC.  

Los representantes de los países reconocieron la importancia del trabajo doméstico no remunerado, planteando la necesidad de realizar cuentas satélites de trabajo no remunerado en el sistema de cuentas nacionales para mejorar las políticas de igualdad.

En el Consenso el cuidado se reconoce como un derecho de las personas y, por lo tanto, una responsabilidad que debe ser compartida por hombres y mujeres de todos los sectores de la sociedad, las familias, las empresas y el Estado. Esto implica adoptar medidas, políticas y programas de cuidado y de promoción de la corresponsabilidad en la vida familiar, laboral y social que liberen tiempo para que las mujeres puedan incorporarse al empleo, al estudio y a la política, y disfrutar plenamente de su autonomía.  

En otro punto, los países se comprometieron a desarrollar políticas activas referidas al mercado laboral y al empleo productivo que aseguren trabajo decente para todas las mujeres, combatiendo las condiciones de precariedad e informalidad que afectan principalmente a la fuerza laboral femenina y garantizando igual salario por trabajo de igual valor, una tasa de participación igualitaria, la presencia sin discriminación en puestos de poder y decisión y la superación de la segregación ocupacional.

Se acordó, asimismo, tomar medidas que permitan el acceso de las mujeres a servicios financieros formales, como el ahorro, el crédito, los seguros y las transferencias, sin ningún tipo de barrera por discriminación y en condiciones de igualdad.

En el Consenso se reconoce el trabajo realizado por el Observatorio de Igualdad de Género de América Latina y el Caribe de la CEPAL, en cuanto a formación y creación de capacidades, intercambio y difusión de información y experiencias y visibilización de la situación de las mujeres en la región. Los países se comprometieron a apoyar su labor aportando en esta nueva fase con información económica sobre la situación de las mujeres.

De igual forma, los delegados plantearon desarrollar políticas para hacer realidad los compromisos y metas de la Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información y el Plan de Acción sobre la Sociedad de la Información y del Conocimiento para América Latina y el Caribe (eLAC2015) , cuya Secretaría Técnica también es ejercida por la CEPAL. Los países también consideraron necesario promover la incorporación del tema de la igualdad de género y autonomía de las mujeres en la nueva agenda para el desarrollo después de 2015.

Finalmente, en el Consenso se agradece al Gobierno, en especial al Ministerio de la Mujer de República Dominicana, por la eficiente organización de la reunión, y se establece que la XIII Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe se celebrará en Uruguay.

 

Ver también:

Ø    Consenso de Santo Domingo (texto completo).


Más información sobre la XII Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe está disponible siguiendo el enlace. 

Para consultas, contactar a la Sección de Información Pública y Servicios Web de la CEPAL

Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. ; teléfono: (56 2) 2210 2040.

Síganos en: TwitterFacebookFlickr y YouTube

-----

CLADEM de manera conjunta con las organizaciones y redes de la región presentes en la XII Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe, se adhiere al siguiente pronunciamiento:
Las organizaciones y redes participantes del Foro de Organizaciones Feministas reunidas en República Dominicana y observadoras de la XII Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe, recuerdan que el Presidente Rafael Correa de Ecuador con motivo de la inauguración de la última reunión del Comité Especial de la CEPAL sobre Población y Desarrollo, realizada en julio de 2012 en Quito, afirmó que: “...El Desarrollo es básicamente un problema político, se requiere un cambio en las relaciones de poder en nuestras sociedades, para tener verdaderamente esa igualdad de oportunidades…”. Un año después, en el marco de la I Conferencia Regional sobre Población y Desarrollo, Ecuador acompaña el Consenso de Montevideo en el que se reafirma que: “…La laicidad del Estado es también fundamental para garantizar el ejercicio pleno de los derechos humanos, la profundización de la democracia y la eliminación de la discriminación contra las personas…”.

Tan solo dos meses después de este pronunciamiento, las mujeres de la Región observamos con asombro el cambio radical de postura del Presidente de Ecuador, en sus declaraciones públicas a propósito de la discusión sobre la despenalización del aborto en casos de violación sexual en la Asamblea Nacional durante los debates del nuevo Código Orgánico Integral Penal (COIP).

Allí, el Presidente Correa afirmó que “...yo jamás aprobaré la despenalización del aborto […] si siguen estas traiciones o deslealtades en el bloque Alianza PAIS...yo presentaré mi renuncia al cargo. Es una puñalada al proceso revolucionario y al Presidente de la República”. En este mismo contexto, cuestiona a las organizaciones feministas que ejercen su legítimo derecho a la libertad de expresión, calificándolas de “muchachitas malcriaditas”, “desubicadas” y “manipuladas”.

Un año de Quito a Montevideo, dos meses de Montevideo a Santo Domingo y ya las acciones del gobierno, en el nivel nacional, contradicen los acuerdos de los consensos regionales y una vez más plantean una “Revolución” que deja por fuera a las mujeres y a sus derechos. ¿Por qué, siendo el Ecuador un Estado Laico conforme a su Constitución de 2008, el Presidente privilegia, sin vergüenza alguna, sus creencias religiosas para empujar decisiones y políticas públicas en las que impone su moral por sobre el mandato de la protección de los derechos humanos de las mujeres? ¿Por qué el Ecuador avanza en contravía de los consensos y de los marcos internacionales de derechos humanos? ¿Por qué, impunemente, pretende convencernos en esta Conferencia sobre la Mujer que en su país “están trabajando para garantizar el efectivo goce de los derechos de las mujeres, pasando de lo enunciativo al cumplimiento de la igualdad? ¿Acaso, penalizar a las mujeres porque deciden sobre sus cuerpos es la contribución del Presidente de Ecuador a esta llamada igualdad real, contemplada en la Carta Magna que, en su momento, tanto alabó?

Resulta inadmisible que, en un sistema político democrático y donde debería imperar la división de los poderes del Estado, el Presidente de la República, a viva voz, privilegie sus convicciones personales por sobre el debate democrático, chantajee y presione a las/los y legisladores, amenace con la revocatoria del mandato a representantes del Pueblo ecuatoriano, criminalice a quienes piensan distinto y defienden el derecho a la autonomía sobre el cuerpo, a un punto de intolerancia tal, de amenazar con su renuncia al cargo presidencial. Más aún, cuando las fuentes oficiales ecuatorianas (INEC, 2012) reconocen serias problemáticas como: el aumento del embarazo en niñas y adolescentes de 12 a 14 años en un 78%; las complicaciones por abortos como primera causa de morbilidad femenina; y denuncias diarias (10 por lo menos) sobre violencia sexual contra niñas y adolescentes.

Alertamos que esta posición viola los compromisos y acuerdos internacionales en materia de derechos sexuales y derechos reproductivos y desconoce que en el Ecuador, el 64 % de la población está de acuerdo con el aborto cuando es producto de una violación sexual (INEC, 2012). Absolutamente preocupadas y asombradas, hacemos un llamado urgente a los estados partes de la XII Conferencia Regional de la Mujer para que, no solamente firmen y ratifiquen pactos y compromisos, sino que los cumplan a cabalidad y con la debida seriedad. Igualmente, hacemos un llamado a los mecanismos regionales e internacionales de Derechos Humanos para que se pronuncien frente a este hecho que constituye un grave retroceso para los derechos de las mujeres en el Ecuador.
Santo Domingo, 16 de octubre de 2013

Alianza Juventudes;
Articulación Feminista Marcosur – AFM;
Articulación de Mujeres Brasileñas – AMB;
Balance Promoción para el Desarrollo y Juventud A.C.;
Campaña por la Convención Interamericana de los Derechos Sexuales y los Derechos Reproductivos, Perú;
Campaña 28 de Septiembre;
Campaña Nacional por el Derecho a Decidir, México;
Centro de Documentación y Estudios de Paraguay – CDE;
Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán;
Centro de Investigación para la Acción Femenina – CIPAF, República Dominicana;
Centro de Promoción y Defensa de los Derechos Sexuales y Reproductivos – PROMSEX;
Comunidad Internacional de Mujeres con VIH región América Latina (ICW Latina);
Consorcio Latinoamericano Contra el Aborto Inseguro (CLACAI); Consorcio para el Diálogo Parlamentario y la Equidad; Cotidiano Mujer – Uruguay;
Colectiva Mujer y Salud, República Dominicana; Comité de América Latina y el Caribe la Defensa de los Derechos de las Mujeres (CLADEM);
El Clóset de Sor Juana, México;
Enlace Continental de Mujeres Indígenas de la Región Sudamérica - ECMIARS;
Fundación para los Estudios de la Mujer – FEIM, Argentina;
International Lesbian and Gay Association – ILGA; Kolectiva de Rebeldías Lésbicas, Perú;
Red de Mujeres Afrolatinoamericanas, Afrocaribeñas y de la Diáspora;
Red de Educación Popular entre Mujeres Latinoamérica y El Caribe – REPEM;
Red Latinoamericana de Católicas por el Derecho a Decidir.

Descargue el documento aquí.

CLADEM presente en XII  Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe

El Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de las Mujeres – CLADEM participa activamente en la XII Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe, organizada por la Cepal y que se desarrolla en el Hotel Hilton de Santo Domingo, República Dominicana, desde el martes 15 de octubre hasta el viernes 18. Los temas centrales abordados son la igualdad de género, el empoderamiento de las mujeres y las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC).

Señora Alejandrina Germán, Ministra de la Mujer República Dominicana
Señora Alicia Bárcena Secretaria Ejecutiva de la CEPAL
Señora Sonia Montaño Directora de la División de Género de CEPAL
Representantes de los Estados miembros de la Conferencia
Representantes de las agencias del sistema de las Naciones Unidas
Representantes de la Sociedad Civil

Señoras y señores participantes de la XII Conferencia Regional de la Mujer:

Somos indígenas, afrodescendientes, campesinas, mestizas, discapacitadas, lesbianas, heterosexuales, bisexuales, transexuales, trabajadoras sexuales, mujeres viviendo con VIH, jóvenes y viejas. Mujeres y feministas que desde hace más de tres décadas construimos una democracia con justicia social y de género en la región más desigual del planeta. Estamos aquí porque nos convoca el mismo ideal: hacer efectivamente universales los derechos de todas las personas.

Como feministas y actoras desde la sociedad civil, articulamos nuestras voces y esfuerzos en el activismo para promover y garantizar el cumplimiento de los Derechos Humanos, los derechos sexuales y los derechos reproductivos, así como por la paz y una vida libre de violencia, buscando alternativas económicas y sociales que garanticen la justicia social.

Las feministas de forma permanente hemos movilizado estrategias con la ciudadanía para generar procesos de cambio, individuales y colectivos, a favor de la autonomía y los derechos humanos, por eso mismo denunciamos y rechazamos el hostigamiento, la criminalización y judicialización de la protesta de los movimientos sociales por constituir una violación a los Derechos Humanos.

La Plataforma de Acción de Beijing ya incluía las nuevas tecnologías como un espacio donde se debatirían los temas, los imaginarios y la información global, y como una herramienta para la construcción de la igualdad.

20 años más tarde es evidente que las nuevas tecnologías de la información y la comunicación han trasformado la esfera económica, política, cultural, los modos de producción, los vínculos interpersonales, la educación, la gestión de las políticas y servicios públicos, sin embargo, ese espectacular desarrollo no ha beneficiado de la misma manera a todos los grupos sociales.
Persisten brechas digitales que repercuten en el cumplimiento de los derechos de las mujeres, limitando su plena participación en la economía digital y afectando su autonomía. Esta situación demanda la toma de decisiones urgentes y la asunción de compromisos concretos por parte de los organismos internacionales, regionales y los gobiernos.

Sabemos que la hora de la igualdad -convocada por la CEPAL en 2011- es urgente e imprescindible para combatir las desigualdades estructurales basadas en patrones colonialistas, patriarcales, heteronormativos y racistas, porque todavía las indígenas, afrodescendientes, mujeres rurales y migrantes, enfrentan dificultades a veces insalvables, sin políticas públicas que protejan y garanticen sus derechos y sancionen los abusos, el racismo y la xenofobia.

Los derechos civiles y políticos y la ampliación de la democracia, no han superado la mera intención de incluir a las mujeres como actoras políticas, por el carácter androcéntrico de las instituciones que ha condenado este logro de Beijing 95 a una quimera, generando una persistente subrepresentación en los ámbitos de poder.

Ante la pobreza en nuestro continente, las mujeres siguen siendo las más vulneradas, por ello los temas comprometidos por los gobiernos de América latina en 1995 en Beijing, así como en El Cairo, en la Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información y en una larga lista de declaraciones y acuerdos internacionales y regionales, deben tener vigencia y compromiso sostenido, porque construir la igualdad y la calidad de vida para las mujeres es condición indispensable para garantizar el acceso -con igualdad de oportunidades- en la sociedad del conocimiento y la información.

Mientras no erradiquemos la desigualdad, un grupo reducido de personas seguirán concentrando, desde los privilegios más ominosos hasta los recursos más elementales, y en ese contexto, ni el acceso a internet, ni a las redes sociales, ni a las nuevas tecnologías estarán garantizadas, porque no se garantizan incluso las provisiones y derechos más básicos para la calidad de vida de las personas y, menos aún, entornos habilitadores para enfrentar los desafíos del paradigma tecnológico y de la economía digital.

Es necesario reconocer que el derecho a la educación comienza en el nacimiento y sigue a lo largo de toda la vida, de tal manera que la educación debe ser de calidad, laica y gratuita, estar disponible y ser accesible de forma igualitaria, ya sea en zonas urbanas o rurales. En este sentido, afirmamamos y reivendicamos la educación y la alfabetización de personas adultas como parte indisociable del derecho a la educación.

Tenemos un reto importante, hemos avanzado escasamente, en transformar los paradigmas educativos para que promuevan la igualdad entre hombres y mujeres, que combatan el racismo y toda forma de discriminación.
Asimismo es prioritario estimular el interés y promover la elección y permanencia de las niñas y adolescentes en los campos científico, tecnológico y de la innovación, para la formación de las nuevas generaciones, como participantes, creadores de aplicaciones y contenidos y como ciudadanas conscientes de sus derechos en los ámbitos digitales.

En lo relativo a pueblos indígenas y afrodescendientes se debe promover la educación intercultural basada en la revitalización de los idiomas originarios, identidades, culturas, cosmovisiones y rescate de la memoria histórica, usando con pertinencia las TIC, como herramientas que permitan el acceso a sistemas pedagógicos virtuales en las instituciones educativas en territorios indígenas y fuera de ellas.

Con el objetivo de promover y garantizar la apropacion de las TIC como una herramienta para la igualdad y la justicia desde el Foro de Organizaciones Feministas

DEMANDAMOS A LOS ESTADOS:

1. Ratificar, reafirmar e intensificar el trabajo para hacer realidad el Consenso de Brasilia y su plena vigencia, además de los consensos regionales adoptados en las anteriores conferencias sobre la mujer de América Latina y el Caribe, lo mismo que el Consenso de Población y Desarrollo de Montevideo. El compromiso con la igualdad debe fortalecerse en la discusión de los nuevos objetivos globales de desarrollo post 2015.

2. Reafirmar y desarrollar políticas y planes de acción para hacer realidad los compromisos y metas de la Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información y del Plan de Acción sobre la Sociedad de la Información (eLAC 2015) fortaleciendo el Grupo de Trabajo de Género con la participación activa de las organizaciones de mujeres.

3. Destinar recursos políticos, financieros e institucionales para la igualdad y la justicia de género. Es imprescindible que los Estados asignen presupuestos suficientes y sostenidos para que los mecanismos institucionales de adelanto de las mujeres puedan cumplir con su función rectora en políticas de igualdad de género en todos y cada uno de los sectores del Estado.

4. Asegurar los presupuestos públicos suficientes destinados a la igualdad de género y al diálogo intercultural y movilizar recursos públicos, de la cooperación sur-sur y de las inversiones de las empresas y bancos públicos de la región para contribuir a la sustentabilidad financiera de organizaciones de mujeres y feministas, en pro de la autonomía, igualdad y la participación de las mujeres.
5. Asegurar la producción de datos que permita tener una sólida base para la adopción y evaluación de politicas de género. Fortalecer el observatorio de género de la CEPAL y observatorios / mecanismos de la sociedad civil como el ISOQUITO, incorporando la evaluación de los avances de las mujeres en todas las dimensiones de la Sociedad de la Información.

6. Garantizar la comunicación en territorios indígenas y de afrodescendientes, en consulta con los pueblos, eliminando las brechas existentes y priorizando a las mujeres, jóvenes y niñas de ámbitos rurales que menos acceden a los mismos.

7. Garantizar el derecho a una educación,no sexista y de calidad que promueva la apropiación estratégica de las TIC, promoviendo puntos de acceso públicos y una infraestructura de la información y comunicación que garanticen conectividad de calidad, asequible y con acceso universal.

8. Incentivar el uso, promoción y reglamentación de tecnologías apropiadas y el software libre como medio para la democratización del conocimiento, el acceso libre y la autonomía, al margen de las grandes empresas transnacioneales que dominan, monopolizan y condicionan el mercado.
9. Establecer mecanismos de monitoreo y evaluación a nivel nacional e internacional, con la participación de organizaciones feministas, en particular sobre la nanotecnología, biotecnología y geotecnología.

10. Garantizar procesos respetuosos del medio ambiente en la producción, el consumo y los desechos tecnológicos.

11. Garantizar que las nuevas tecnologías sean herramientas para facilitar el acceso a la información y la rendición de cuentas, a través de leyes de transparencia y del uso y promoción de datos abiertos. Combatir el control de la información y el espionaje electrónico para que de ninguna manera se utilicen para criminalizar a defensoras de derechos humanos y movimientos sociales.

12. Formular normativas nacionales orientadas a eliminar contenidos sexistas y discriminatorios en medios de comunicación. Generar directrices para que los medios desarrollen contenidos que incluyan perspectivas de género, edad, raza, etnia, pueblos indígenas y orientación sexual; garantizando el cumplimiento de las legislaciones existentes que obligan a los medios públicos y privados a incluir en su programación contenidos que difundan los valores culturales, lingüísticos, así como las realidades socioculturales y políticas de los pueblos y culturas originarias.

13. Promulgar, implementar y monitorear leyes y políticas nacionales y regionales que combatan la violencia contra las mujeres y las niñas en los medios y en las TIC, considerando la naturaleza y los riesgos específicos en estos espacios y la mayor vulnerabilidad de las mujeres en toda su diversidad.

14. Incorporar las innovaciones de las agendas digitales construidas desde las organizaciones sociales para promover respuestas transformadoras y catalizar el cambio social, eliminando los estereotipos de género, la desigualdad y todas las formas de violencia contra las mujeres y niñas.

15. Garantizar que los compromisos asumidos por los gobiernos de nuestra región en la Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información sean efectivamente implementados en la creación de un entorno habilitador sin el cual no se puede desarrollar una economía digital dinámica que incluya plenamente a las mujeres, destacamos: el respeto a la libertad de expresión, el derecho a la privacidad, y la concreción de un marco legal de protección de los datos personales.

16. Reafirmar el carácter laico de los Estados es fundamental para eliminar la discriminación contra las mujeres y garantizar el ejercicio pleno de sus Derechos Humanos, incluidos el de la comunicación, el conocimiento y el acceso a la información.

Para finalizar, manifestamos nuestro absoluto rechazo a la "Sentencia del Odio", a través de la cual el Tribunal Constitucional pretende legalizar y legitimar la arbitraria política de desnacionalización colectiva que afectaría a miles de dominicanas y dominicanos de ascendencia haitiana, lo cual es un completo contrasentido, en el marco de la obligación que tiene el Estado de proteger a la niñez de todas las formas de discriminación y de garantizar el reconocimiento de su personalidad jurídica.

¡Igualdad en la Sociedad de la información!
¡Sociedad de la información para la igualdad!

¡No queremos nuevas tecnologías para viejas jerarquías!

Santo Domingo, República Dominicana, 13 de Octubre de 2013

Adjunto la octava nota informativa titulada “XII Conferencia Regional de la Mujer para América Latina y El Caribe". 

Este artículo es parte del proyecto “Fortalecimiento de la Agenda de la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo (CIPD) en los países del COMMCA. Caminando hacia Cairo +20” que el Consejo de Ministras de la Mujer de Centroamérica  y República Dominicana (COMMCA) del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) inició junto  al Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA) con el objetivo de fortalecer  las capacidades de los mecanismos de la mujer que integran el COMMCA para posicionar estratégicamente la agenda de población y desarrollo (CIPD), tanto en lo interno de sus países, como en el ámbito del SICA.

Asimismo, puede acceder a todos los contenidos del proyecto a través de:

-Sección del proyecto en la página web del COMMCA 

-Facebook: Fortaleciendo la CIPD en la región SICA

-Twitter: @STMCOMMCASICA

Esperamos que esta información sea de su interés.

Nota informativa-Caminando hacia Cairo+20 número 8.pdf

 

La XII Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe, convocada por la CEPAL, se centrará en la autonomía económica de las mujeres, especialmente en la economía digital.

Las desigualdades de género presentes en la economía digital, determinan tanto el desarrollo personal y profesional de las mujeres como el progreso de los países en el marco del nuevo paradigma tecnológico, serán examinadas durante la XII Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe, que se llevará a cabo del 15 al 18 de octubre de 2013 en Santo Domingo, República Dominicana.

La directora del Centro de Investigación para la Acción Femenina (CIPAF), Magaly Pineda, aseguró este domingo que la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) constituye una “aberración” que lacera a miles de mujeres dominicanas hijas de padres haitianos. “En una época de globalización, en que las nuevas tecnologías y las migraciones han abierto el mundo, la sentencia del Tribunal Constitucional no guarda correspondencia ni con la justicia y mucho menos con la realidad de la República Dominicana, que es un crisol étnico, donde la migración dha sido siempre un elemento fundamental. Esa sentencia es una aberración", dijo Pineda. Magaly Pineda Magaly Pineda La activista feminista afirmó que muchas adolescentes de ascendencia haitiana “están pasando por momentos difíciles”, porque han quedado inhabilitadas para seguir sus estudios y conseguir empleo por falta de sus documentos. Pineda ofreció sus declaraciones a 7dias.com.do antes de dar inicio este domingo junto a otras lideresas feministas al Foro de Organizaciones Feministas “Igualdad en la sociedad de la información, sociedad de la información para la igualdad”. El foro Con relación al foro, Pineda explicó que el mismo se realiza para analizar los temas e identificar las demandas a favor de las mujeres que serán presentadas en la decimo segunda “Conferencia regional sobre la mujer” de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), que tendrá lugar del 15 al 18 de octubre. Entre los temas que serán tratados en la conferencia destacan la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer en la tecnología y la comunicación. Alejandrina Germán, ministra de la Mujer, resaltó la importancia del encuentro para identificar los principales retos de las mujeres. Alejandrina Germán Alejandrina Germán “Somos conscientes de que los grandes temas en los cuales hemos logrado avances para las mujeres, han tenido el impulso y la fuerza de las organizaciones y movimientos de mujeres en nuestros países”, dijo Germán al recordar que estas organizaciones son fundamentales para que el Estado pueda aplicar políticas a favor de la igualdad de género. En el foro participaron además, Sonia Montaño, directora de División de Asuntos de Género de la CEPAL; Moni Pizani, directora de la Región de la ONU, así como mujeres líderes representantes de distintos países de América Latina y el Caribe.
Página 1 de 3