FB---Img--Derechos---Coalicion
FB---Img---Decision---Coalicion
FB---Img---Dar-vida--Coalicion
FB---Img---Estado---Coalicion
FB---Img---Religion---Coalicion
FB---Img---Ciudadania---Coalicion
FB---Img---Caminata---Coalicion

0
1
3
2
4
5
6
7
8
9
10

Viernes, 06 Marzo 2015 02:43

80 de marzo 2015 - Beijing +20 : Declaración de las organizaciones feministas dominicanas

Con el activismo de las mujeres a nivel mundial logramos la Plataforma Mundial de Acción de Beijing hace veinte años, y en República Dominicana trabajamos para que el Estado dominicano redoble el  compromiso con los derechos humanos y el bienestar integral de las mujeres

Las mujeres dominicanas celebramos la adopción de la Plataforma Mundial de Acción de Beijing al cumplirse  veinte años de su aprobación, no obstante reconocemos que el país presenta limitados logros  en materia de políticas públicas para la igualdad y la equidad.

 

La Plataforma Mundial de Beijing, acordada en septiembre de 1995, constituye el mayor consenso para eliminar la discriminación de género, priorizando para ello 12 áreas críticas: Pobreza, educación, derechos humanos, violencia contra la mujer, salud, ejercicio del poder y participación en la toma de decisiones, tecnologías, las niñas, medio ambiente, medios de comunicación, mecanismos institucionales de género y mujer en los conflictos armados.

Las metas para alcanzar la igualdad son aún amplias y significativas, expresándose en la eliminación de la cosificación del cuerpo de las mujeres, la feminización de la pobreza y en la violencia de género, obstáculos para la integración plena de las mujeres a nivel social, económico, político y cultural como ciudadanas con derechos a disfrutar de libertad, seguridad, calidad de vida y oportunidades, para lo cual se requieren políticas públicas inclusivas con adecuados presupuestos y clara voluntad política de romper con las limitaciones del patriarcado.  
En el ámbito nacional, al patriarcado dominicano estructurado en  una masculinidad hegemónica, caracterizada por el machismo violento, se le asigna una gran cuota de responsabilidad por la  inequidad social, económica y de género que  se mantiene  en el país con resultados de  pobreza y desigualdad, y situaciones que se constituyen en  obstáculos para alcanzar los objetivos de la Plataforma.

La pobreza ha constituido un histórico escollo en República Dominicana es el  producto de la implementación de políticas públicas   excluyentes, que han favorecido a un sector minoritario de la población dominicana con un resultado de la feminización de la pobreza, y en consecuencia, no han sido directamente abordadas  las necesidades específicas de las mujeres, no solo desde la función reproductora y/o maternal, sino desde una mirada de empoderamiento en todos los ámbitos.

Se ha avanzado en  la aprobación de marcos jurídicos en el ámbito de la violencia contra la mujer, destacando que el país se encuentra dentro de los pocos de la región latinoamericana que reconoce la violencia de género como un tipo penal específico. Tal avance en materia de la normativa no se corresponde con la aplicación y merece un llamado especial el que se superen los bajos presupuestos con los que funcionan las instituciones prestadoras de servicios y la poca prioridad que han tenido las políticas preventivas, sobre todo desde las educativas, a través de la educación no sexista, no  discriminatoria, promotora de la igualdad de género.

La existencia de un mecanismo de género como lo es el Ministerio de la Mujer, para la promoción de la igualdad, con carácter autónomo, se destaca dentro de los avances. Sin embargo, este ministerio tiene un  reducido presupuesto y marcada debilidad institucional para que se cumpla el objetivo de la transversalidad de género en todo el Estado.

En el ámbito de participación política, desde el año 1995 el aumento porcentual de representación en la Cámara de Diputados/as ha sido sólo de 8 (12.5%-20.8% en 2010) y de 6 en el Senado (3.3%-9.4%) lo que indica la persistente sub-representación femenina en el Congreso Nacional; pese a que la Constitución de la República establece desde el 2010 el mandato de representación equitativa de mujeres y hombres en los cargos de toma de decisiones y en las candidaturas de elección popular.

Reconocemos como un paso de trascendencia en la República Dominicana la despenalización del aborto terapéutico,  y cuando el embarazo ha sido producto de una violación sexual e incesto, o por malformaciones genéticas incompatibles con la vida. Estos últimos están sujetos aún a la aprobación de protocolos de regulación.

En este 8 de marzo del 2015, año en que la Organización de Naciones Unidas (ONU) evalúa la implementación de la Plataforma, las feministas dominicanas demandamos:

  1. Cambio radical en el modelo de desarrollo patriarcal y neoliberal, para dar paso a uno en el que prime la persona humana como eje central, en el que las mujeres podamos  disfrutar de manera efectiva de todos los  derechos humanos, con autonomía económica, social, cultural y política y el dominio sobre nuestros cuerpos.

 

  1. Definir y fortalecer la implementación de las políticas públicas para la igualdad de género definiendo mecanismos de rendición de cuentas, monitoreo y evaluación, desde el enfoque de derechos humanos.
  1. Aprobar en lo inmediato la ley que regule los protocolos de atención al aborto cuando el embarazo es producto de violación sexual o incesto, o presenta malformación incompatible con la vida, según lo ordena la Ley 550 que promulgó el Nuevo Código Penal.

 

  1. Establecer la paridad de género en los cargos de representación pública y candidaturas de elección popular, de acuerdo al artículo 39 de la Constitución.

¡Reafirmamos nuestro compromiso como mujeres por una vida con empoderamiento político, económico, social y cultural!

Read 1324 times
Login to post comments